sábado, 2 de enero de 2016

Sopas de ajo con agua de borraja

Un nuevo post de un plato de reciclaje y máximo aprovechamiento de uno de los productos más aragoneses por excelencia que es perfecto para Marisa y Rosalía.

Desde la Borraja con salsa de almendras., la Borraja con almejas., la  Crema de hojas de borraja.y las  Sopas de borraja. que son perfectos entrantes para una comida, pasando por la Ceniza de borraja. meramente decorativa pero con todo su sabor, siguiendo con los Huevos poche con borraja y calabacin.,, en los que interviene como acompañamiento original y terminando con la Mermelada de hojas de borraja a la vainilla., nuestra más emblemática verdura puede dar muchísimo juego e incluso nos puede servir para hacer un estupendo aprovechamiento como el que os traigo hoy.
 

 En mi casa se come, como mínimo, 1 vez a la semana un buen plato de borraja así que todas las semanas compramos.
Yo suelo separar las hojas de los tallos y las escaldo para, seguidamente, congelarlas e ir guardándolas hasta que tengo suficiente cantidad para poder hacer mermelada.
Ya véis... Por un lado la uso como primer plato (en cualquiera de sus múltiples variedades) pero ni siquiera tiro las hojas y de mi madre aprendí a preparar unas estupendas sopas de ajo usando el agua de cocer las verduras así que la borraja no podía ser menos y tengo que decir que aporta un sabor exquisito a este humilde plato de la cocina española.
 Ingredientes:
- 1 l. de agua de cocer la borraja.
- Pan duro.
- Ajos a nuestro gusto (Yo esta vez usé 4).
- 1 huevo por persona.
- AOVE.
 Elaboración:
Freír los ajos (2 pelados y 2 sin pelar), a continuación en el mismo aceite freiremos el pan.
Quedará un poco aceite en la sartén que es perfecto para añadir al agua de borraja junto con los ajos.
Todo esto lo llevamos a ebullición.
Mientras llega al punto de ebullición haremos los huevos en poché:
Cortaremos papel film, lo pincelamos con un poco aceite (si podéis usar un poco de la fritura de los ajos mejor que mejor).
Colocamos el papel film en una taza y le ponemos un huevo (o 2) con un poco de sal. Cerramos bien el paquete y lo ponemos a cocer en agua hirviendo durante 5 minutos).
 Ahora sólo queda el montaje del plato:
Colocamos abajo el pan frito, en el centro le añadimos, con cuidado, el huevo en poché y terminamos incorporando el agua de borraja que se ha perfumado con el aceite de la fritura de los ajos.

Un plato muy sencillo, económico y que resulta espectacular y además nos calienta en estas frías noches de invierno.
¡¡¡Ya véis lo que puede dar de si un manojo de borraja!!!.
Con estas cantidades me salieron 3 raciones bien generosas.

Besicos.