jueves, 12 de julio de 2012

Dorayakis con crema cubana

 
El otro día, en twitter, @patatatai, decía que quería hacer este postre japonés y yo, curiosa que soy, me puse en seguida a buscar alguna receta de dicho postre y de todas las que miré me gustó mucho la del blog Mis dulces preferidos porque la explica de maravilla y se hace muy fácil el seguirla.
Mi opción ha sido un relleno que tenía congelado y ya me cansaba de verlo en el rincón del congelador: La crema cubana.
Así que, ni corta ni perezosa me he metido en la cocina y esto es lo que me ha salido.
Tengo que reconocer que hasta que le he pillado el punto de temperatura a la cocina me ha costado Dios y ayuda pero al final han salido unos cuantos dorayakis presentables.
Aquí os dejo la receta tal y como ella la hizo.

Ingredientes:
- 100 grs. de harina.
- 50 grs. de azúcar.
- 1/2 cucharada de levadura en polvo (tipo royal).
- 2 huevos.
- 20 grs de miel (yo he puesto una cucharada sopera).
- 50 ml. de agua.

Elaboración:
Batir los huevos con el azúcar y la miel.
Añadir la harina y la levadura tamizadas.
Poner el agua, poco a poco hasta obtener una textura semi líquida.
Dejar reposar un rato (yo la he dejado una media hora).
Calentar una sarten o plancha a temepratura fuerte y pintar con un poco aceite o mantequilla.
Bajar la temperatura al mínimo y poner una medida de masa en el centro de la sarten.
Yo he usado como medida un cazo de juguete de los que venden en Ikea.
Se sabe  que la parte de abajo está hecha cuando se empiezan a ver prqueñas burbujas.
Entonces, ayudadas de una espátula, les damos la vuelta y acabamos de dorar.
Y para montar el dorayaki completo sólo falta el relleno que puede ser el que más os apetezca.
Como ya he dicho, yo he optado por aprovechar la crema cubana que tenía congelada.
en las fotos sólo se ve dorayaki relleno pero es que son tal vicio que cada uno se lo rellena a su gusto.
Tatiana ha optado por rellenarlo de mermelada de frambuesa light, por ejemplo...

Espero que os guste este postre tan oriental que yo he usado como acompañamiento del desayuno.
Como ya es costumbre mía os dejo un primer plano aunque, esta vez, no me ha quedado muy nítido.



 Pochoncicos.