viernes, 25 de enero de 2013

Novena reconstituyente

Este mes el Recetario mañoso ha sido dedicado al vino del Somontano y tenemos un anfitrión que ha tenido un ojo avizor para elegir el ingrediente pues el vino nos da muchísimo juego en la cocina y hay autenticas maravillas de platos que así lo demuestran.Nuestro anfitrión es Jose, del blog Aishakandisha
                                                   
El mentor, o tutor (como más os guste definirlo) es otro Jose. Vamos, que es nuestro Jose así que tenemos un Pepe al cuadrado y seguro, seguro que todas las recetas cuadrarán a las mil maravillas.
Yo me he inclinado por otra receta de las tradicionales que incluso ha dejado de estar de moda o, al menos, ya no se hace tanto como antaño.
Las "novenas reconstituyentes" eran unas tandas de 9 días (su nombre lo dice, claro) en los que se tomaba este "ponche" y que servían para la recuperación de un enfermo cuando salía de una de aquellas enfermedades que ahora ya no se "estilan" o que tienen tratamientos mucho más rápidos y efectivos pero, antiguamente la sabiduría popular tiraba de estas cosas porque no existían las vitaminas, por ejemplo.
Como siempre, los ingredientes eran de lo más común en todas las casas y tenían mucho poder tanto nutritivo como vigorizante.
4 ingredientes (5 en mi caso pero por pura elección mía) componen esta receta que levantaba de la cama al convaleciente o daban energía a los estudiantes a la vuelta de los duros examenes. 

Ingredientes:
- 1 yema de huevo.
- 2 cucharadas de azúcar.
- 2 cucharadas de vino blanco del Somontano  (la receta tradicional lleva vino rancio)
- 1 vaso de leche (yo semi).
- Aroma de vainilla (opcional)

 Elaboración:
Unimos la yema del huevo y el azúcar mezclando bien.

 Os quedará una textura como esta.

 Seguidamente le añadimos el vino blanco y batimos bien.
A continuación incorporamos la leche


Ya tenemos muestra 1ª tanda de la "novena" lista para tomar.
No lleva ni 5 minutos de preparar y acaba siendo un rico batido al huevo y vino.


Por esas cosas de la curiosidad se me ha ocurrido añadirle un poco de vainilla y ese ha sido el toque de la perfección.
¡Resulta que tenemos nuestro propio "ponche de huevo"!.
¿Os animáis a probarlo?.
En casa, la "catadora", que es bien rarica en cuestión de gustos, ha dicho que estaba muy bueno...
Personalmente si que me ha gustado así que yo os animo a que hagáis la prueba.

Pochoncicos.