martes, 15 de enero de 2013

Empanadon de carne

Después de la experiencia del empanadico me animé a hacer un empanadón similar pero con masa de pan y las cosas que había por el frigorífico....
Osea, mas de lo mismo: Reciclaje y aprovechamiento.
A veces no me explico como, en ocasiones, tiro cosas a la basura porque mira que hago cosas con sobras.....
Esta vez había una bandeja de carne picada que compré para preparar hamburquesas y se había pasado la euforia hamburguesil y allí seguía, la carne, sin ser usada.
Siempre tengo olivas, también y huevos duros por eso de que siempre viene bien para hacer una ensalada rápida así que eso también fue al interior del empanadón.
Por supuesto los pimientos y cebollas no faltan nunca en casa así que siempre te echan un cable para hacer cualquier sofrito.
Dicho (pensado, mas bien) y hecho.
El tomate que no falte y a correr. Un platazo estupensímo aviao.

Ingredientes:
- Masa de pan.
- 1/2 kg. de carne picada.
- Puñado de finas hierbas.
- 12 olivas sin hueso.
- 1 tomate.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1/2 pimiento verde.
- 1 cebolla.
- 1 huevo duro cortado en octavos.
- Aove.
- Queso de Tronchón.
Elaboración:
Primero haremos el pan y lo estiraremos intentando que quede lo más redondeado posible.
Prepararemos el sofrito de cebolla y pimiento rojo y verde reservandolo para el momento de incorporarlo.
La carne picada la salpimentaremos y le añadiremos las finas hierbas.
Colocaremos la carne ocupando la mitad de la masa y dejando un pequeño borde.
Encima le pondremos pimiento y cebolla sofritos y las olivas, el huevo duro y el tomate laminado lo mas fino posible junto con el queso laminado.
Regaremos con AOVE y cerraremos el empanadón pincelandolo de nuevo con AOVE.
Luego horno a 180º hasta que se dora a nuestro gusto.
Esta vez la costó 1 hora.... No me preguntéis porque ya que la temperatura siempre es la misma pero hay recetas que se cuecen a su gusto....
Jajajajajaja.
Como decoración, antes de meter al horno, le coloqué mas trozos de tomate y este fue el resultado.
como siempre, Tatiana se relamía aunque eso ya no os sorprende, ¿verad?. Es lo habitual.
¡Que buena boca tenemos en esta casa!.

Pochoncicos.