domingo, 22 de febrero de 2009

Solomillo relleno y "alfombra voladora"

Hoy tengo preparado para comer un solomillo relleno al que acompañaré con unas patatas a lo pobre.

Se me ocurrió ayer por la mañana prepararlo para hoy a medio día. Así puedo, tranquilamente, irme de "vermuteo".

Es sencillo de preparar, rápido de hacer y exquisito para el paladar.

Os explico como lo he preparado pero la receta, en sí no la doy porque solo es cuestion de hacer una brandada (en este caso de jamón serrano, jamón de york y bacon) y, creo que tod@s sabemos prepararla.

Corté el solomillo en plan de "libro" varias veces (cada corte en una dirección, para abrir a lo ancho el solomillo), lo rellené con la brandada ya citada y, como final lo envolví en bacon para, hoy ponerlo en el horno durante 15 m. y a correr.

Lo acompañaré con unas patatas a lo pobre. No pongo tampoco la receta porque creo que tod@s sabemos hacerlas. (REconozco que yo, hasta hace poco no sabía).

La receta la encontré en "mundo cocina" pues yo, antes nunca había hecho las patatas de esta forma. Me limitaba a hacer unas patatas de asado y a correr. Lo que la hace "mía" es que yo pongo dos chorritos de vinagre, uno de jerez y otro de vino blanco y que las acabo de hacer en el horno.

Bueno, una vez explicada la receta paso a contar la "peripecia" de la alfombra.

Erasa una vez una alfombra muyyyyyyyyyyyyy sucia que pasó por lo que pasan todas las alfonbras en su estado: El lavado, claro.

Era una alfombra larga y pesada que no cabía en la lavadora y, sus dueños, tenían que lavar a mano, con lo cual acaba pesando siempre mucho.

Un día que le tocó pasar por ese proceso la pobre alfombra fué tendida en el balcón de la casa de sus amos para pasar así varios días colgada hasta que se hubiese secado por completo para seguir ocupando su sitio habitual, una vez que le lavaron la cara.

Pero hete aquí que un "cierzo" traicionero la arrancó del espacio que tenía reservado para secarse y se la llevó vete tu a saber donde.

Sus dueños descubrieron su desaparición a las 3 de la mañana pero todos los "garitos" de la zona donde vivian estaban cerrados y no pudieron preguntar, en ese momento, por su paradero.

A la mañana siguiente removieron cielo y tierra preguntando a todo el mundo por su alfombra, pero nadie supo dar noticias de su paradero.

Los dueños se quedaron compungidos por su desaparición, pero llegaron a la conclusión de que habría encontrado un buen sitio en alguna casa donde la cuidarían hasta el final de sus días y, con ese convencimiento, decidieron dejarla libre y buscar otra alfombra que ocupase su sitio.

"Y colorin, colored este cuento is finised".

Besicos