sábado, 15 de diciembre de 2012

Crema salada de almendras al azafrán

Esta sopa- crema me vino a la cabeza después de una señora SIESTA, así, con mayúsculas y todo.
Y es que muchas veces es cierto eso de que la almohada es una muy buena consejera.
Es una receta muy sencilla pero de mucho sabor.
Desde luego, si no se le ponen las galletas es una receta vegana apta para quienes no comen carne o, como los musulmanes y judíos, no comen cerdo.
En Aragón usamos mucho la almendra, herencia de la cocina árabe y judía y el azafrán es una de esas especias que no pueden faltan en nuestros especieros pues sirven tanto para recetas saladas como dulces e, incluso, licores.
Aquí tenéis una prueba, más, de ello.

Ingredientes:
- 1/2 litro de caldo de verduras.
- 2 ajos.
- 2 cucharadas, sopera, de almendra molida.
- 1 cucharada de harina de trigo.
- AOV.
- 1 bolsita de  azafrán del Jiloca molido.


Elaboración:
Ponemos a calentar el caldo de verduras y mientras vamos con el resto de la receta.
Freímos los ajos y, en ese mismo aceite tostamos la harina de trigo y la almendra molida, cuidando de que no se tuesten demasiado.
Retiramos del fuego y añadimos el azafrán.
Ponemos la mezcla de almendras, harina y ajos fritos junto con un poco de caldo y batimos.
Ahora, una vez bien batido todo lo podemos incorporar al caldo de verduras que ya estará hirviendo.
Removemos y dejamos llegar a hervor sin dejar de dar vueltas para que no se agarre.

Como decoración podemos poner unas galletas snack o pan frito... Lo que se nos ocurra.
Resulta una crema de textura suave y homogénea, que recuerda mucho a nuestras "farinetas".
Lo mejor de esta receta es que sirve, perfectamente, como base para hacer una salsa para lo que nos apetezca: Carne, pescado o verduras. A gusto del cocinero.

Pochoncicos.