viernes, 6 de diciembre de 2013

Okonomiyaki



¿Que La Catadora se ha vuelto a meter en la cocina? ¿No os lo podéis creer? ¡Pues es cierto! Hoy vamos a cocinar una receta japonesa muy rica, muy sencilla y además, muy versátil: el okonomiyaki. 

En japonés, "okonomiyaki"significa algo así como "cocinado a la plancha a su gusto", y es que, en lo único que se ponen de acuerdo los japoneses es en que la base está hecha con harina, huevo y verduras. El resto, depende de la región y ante todo, como indica su nombre, del consumidor. En algunos casos, como en Hiroshima, ¡incluso le ponen fideos! Por eso, suelen decir que el okonomiyaki es la pizza japonesa. 

Yo os voy a presentar la que hago yo que, además, ¿para qué vamos a mentir?, está un poco trucada. En todas las recetas que encontré mezclaban carne con pescado o marisco, lo cual es una mezcla que a mí, personalmente, no me agrada demasiado, así que el mío es un okonomiyaki carnívoro jejejeje. 

Ingredientes para la masa:
- 2 tazas de harina
- 1 taza de agua o caldo de dashi (O, en su defecto agua)
- 1 cebolla de verdeo
- 2 hojas de col o repollo
- 2 huevos
- Sal y pimienta
Salsa okonomiyaki (Embolsada)


Condimentos:
Salsa okonomiyaki
Mahonesa
Bacon
Salsa okonomiyaki (Fuera de la bolsa)

Preparación: 

En un recipiente lo suficientemente grande, mezclamos la harina con el agua. Si os gusta mezclar carne y pescado, preparad un poquito de caldo de dashi con antelación y ponedlo en lugar del agua. No importa si la masa queda grumosa, de hecho, muchos dicen que es incluso deseable. Añadimos la sal y pimienta al gusto (a veces, yo también le pongo queso. Ya sabéis 'cocinado a la plancha a su gusto' ^^) y lo dejamos reposar al fresquito de la nevera durante unos 10 minutos. 

Cortamos muy finito la col y la cebolla (no hagáis como mi madre y tiréis la parte verde de la cebolla, porque la usaremos después). Es suficiente con que esté cortada finita, pero si no os gusta tanto encontraros con los trozos de la verdura, podéis picarla con una picadora eléctrica. 

Sacamos la masa de su retiro y le añadimos la verdura. Originalmente, se supone que el huevo hay que añadirlo solo a cada parte de masa que separemos para hacer un okonomiyaki, pero a mí me parecía mucho, así que lo que hago es añadir dos huevos batidos en este punto directamente. 

En una sartén con un poquito de aceite, ponemos parte de la masa y la extendemos hasta que tenga forma redondita. No ha de ser demasiado gruesa, pero si lo suficiente como para que no se nos rompa al darle la vuelta. Ponemos encima de la masa las tiras de bacon y dejamos que todo se vaya cocinando poco a poco a fuego medio-lento. Pasados unos cinco minutos, le damos la vuelta al okonomiyaki y dejamos que se haga también por ese lado. Repetiremos este proceso tantas veces como haga falta, hasta que gastemos la masa (a mí me suelen salir 3 o 4 okonomiyakis)
Una vez cocinado, lo colocaremos con el lado del bacon hacia arriba y le añadiremos los condimentos. Yo tuve la suerte de encontrar el otro día salsa okonomiyaki, pero si no tenéis, podéis simplemente usar salsa barbacoa o salsa worcestershire. La extendemos bien hasta que cubra toda la superficie de nuestro okonomiyaki. Después, como decoración, le ponemos unos hilitos de mahonesa, ya sea normal, o si queréis darle un toque más japonés, podéis mezclarla con salsa de soja o incluso con wasabi si os gusta el picante. Para finalizar, y si no habéis tirado la parte verde de la cebolla de verdeo, la cortamos finito y se lo ponemos por encima para darle un toque de color. 

¡Y ya está listo para comer! 

Besicos.