miércoles, 28 de noviembre de 2012

Crema de hojas de borraja y zanahoria

Mi madre no ha comido nunca la crema de hojas de borraja y me apetecía que viera que buena puede ser con los pocos ingredientes que lleva.
Para ello usé las hojas interiores de la borraja que había preparado mi madre para medio día.
Se quedó sorprendidísima porque no esperaba descubrir ese suave sabor.
Esta receta es de nuestras abuelas, que tenían que sacar el máximo rendimiento a las pocas cosas que tenían a su alcance.
Ahora ya no se usan, tan apenas, las hojas de borraja para cocinar pero antiguamente era muy habitual recurrir a ellas.
Ahí tenéis, por ejemplo, los Crespillos de borraja. Un puro aprovechamiento de las hojas de nuestra verdura tan aragonesa que, además es riquísima y tiene su fiesta propia en Barbastro (Huesca),.
Creo que puede ser una muy buena aportación a la propuesta de Marisa .
 BBSS recetas por una buena causa, en el apartado primeros platos.
 Organizado por Marisa de Thermofan. 
Sus objetivos son:

 - Motivar y contribuir a mejorar la calidad de la alimentación.
- Poner al alcance de los ciudadanos interesados, recetas BBSS.
- Ser cómplices y contribuir a hacer aflorar sonrisas.
Y ya sabéis.... la receta debe ser BBSS: Buena, Barata, Sencilla y Sana!

 Hay de plazo hasta el 30 de Noviembre y creo que es una maravillosa propuesta y todo un reto eso de conseguir platos ricos y sanos por poco precio.
Ingredientes:
- Hojas, interiores, de borraja.
- 1 cebolla pequeña.
- 2 zanahorias.
- 1 puerro.
- filete de pechuga de pollo plancheado y salpimentado.
- Agua.
- 1 cucharada de maizena.
- 1/2 l. de leche semi.

Elaboración:
Ponemos a hervir el agua y, cuando rompa a hervir le añadimos las hojas de borraja y un polvo de sal además de la pechuga de pollo troceada.
Mientras tanto limpiaremos y cortaremos, en mirepois, la cebolla, el puerro y las zanahorias.
Las sofreiremos con tres cucharadas de AOV.
Cuando las verduras están doradas, sin quemarse, las incorporamos a las hojas de borraja y dejaremos cocer 10 minutos juntas.
Añadiremos la maizena disuelta en agua y la leche, llevando a ebullición y retirando sin parar de remover para que no se agarre en el fondo.
Trituraremos y listo este plato tan tradicional y tan de aprovechamiento.
 
Para decorar tan sólo he cortado un huevo duro y se lo he colocado, con cuidado para que no se hundiese.
Un plato, ya no sano y barato sino super sano y super barato, aunque no sea muy fotogénico.
Nota:
- La pechuga se la puse porque estaba ya hecha pero no es necesaria y se no la ponéis os resultará un plato completamente vegano.
- La maizena se puede cambiar por patata que sofreiremos con el resto de verduras y solucionado.
- Si os gusta el queso también lo admite.
- De la verdura ¿que decir?. Por supuesto admite muchas verduras y hortalizas: Calabacines, calabaza, judías verdes... ¡Lo que tengais a mano!.

Pochoncicos.