miércoles, 7 de noviembre de 2012

Roscón de S. Roque

 Este roscón era típico hacerlo y consumirlo en Agosto, durante las fiestas de S. Roque y la Virgen.
Es una de esas recetas tradicionales que me llevan por la calle de la amargura con los ingredientes, tiempos y temperaturas (más bien la falta de ellos). Si, esos de: "Harina, la que admita".
¡Anda que no admiten ni nada cantidad de harina según que masas!.
Esta receta me la pasó mi prima Mari y es la que hacía nuestra tía Dolores (cuñada de mi padre) para esas fiestas así que se puede considerar que es una "receta de familia".
Lo que he hecho a sido poner la mitad de ingredientes de los que viene en la receta original y la harina la he calculado controlando la cantidad de líquidos y poniendo una cantidad similar de ella.
AVISO:
La receta de los roscones para colgar en las peanas de los Santos lleva mucha más harina porque si no se romperían y tampoco se hacen con molde sino a mano.
Son unos roscones super duros así que este no es el "autentico" porque no me atreví a meter mas harina aunque el resto de ingredientes si que son esos.
De todas formas está buenísimo aunque esté un poco mas blando.
Yo sigo admirándome de como es posible que salgan unos círculos tan perfectos sin usar los moldes para nada.
Reconozco mi incapcidad ante esto y, sin molde, no me quedan redondos ni de lejos.


Espero que os guste.

Ingredientes:
- 125 ml de anís dulce.
- 125 ml de aceite de oliva.
- 125 ml de leche.
- 250 grs de azúcar.
- 6 huevos.
- 3 gaseosas de papel.
- 800 grs de harina.

Elaboración:
Mezclar los huevos con el azúcar y cuando estén bien unidos ir añadiendo el resto de ingredientes.
La harina la iremos poniendo al final poco a poco y como punto final se ponen las gaseosas mezclando todo bien.
Pincelaremos de aceite un molde para roscón y espolvorearemos con harina.
Volcaremos la masa y meteremos al horno precalentado a 180º durante 1 hora.

Para mi gusto está excelente con ese saborcillo a anís.

Pochoncicos.