jueves, 28 de noviembre de 2013

Pollo Kyochon




Una vez más, La Catadora se hace con las riendas de Cuchiflitos para traeros una receta de 'chinorros', como diría El Nuero. En esta ocasión, no se trata de una receta tradicional como el Bulgogi, sino de algo más contemporáneo: el pollo Kyochon. Esta receta se hizo popular gracias a una cadena de restaurantes de pollo frito -algo así como el KFC, pero a la coreana- de la cual recibe el nombre: Kyochon Chicken. 

Si algo tengo muy claro, es el amor de los coreanos por el pollo frito para cualquier hora del día y en cualquier tipo de evento (para ver partidos de fútbol acompañado de una buena cervecita, por ejemplo) y Kyochon Chicken, establecida en 1991 es una de las marcas más populares. De hecho, mi grupo favorito de pop coreano, Super Junior, lleva años patrocinando la marca. 


La receta original que seguí para hacer esta la podéis encontrar en Aeri's Kitchen , el blog de una coreana afincada en Estados Unidos y que se dedica a mostrar al mundo la gastronomía de su pais de orígen



Ingredientes: (Para el pollo)
- 1 pechuga de pollo por persona.
- Harina.
- Maicena 
- Sal y pimienta.
- Leche.
- 3 cucharadas de vino tinto.
- Aceite para freír

Ingredientes: (Para la salsa).
- 2 cucharadas (soperas) salsa de soja.
- 2 cucharadas de agua.
- 1 cucharada aceite de oliva.
- 2 ajos picados finamente.
- 2 cucharadas (café) de azúcar.
- 1 cucharada (sopera) de vinagre. En nuestro caso, hemos usado vinagre de módena.

                                      

Preparación: 

En primer lugar, cubrimos las pechugas de pollo con leche y las dejamos reposar durante una media hora (aunque tampoco pasa nada si se queda más ratito a remojo). Así conseguiremos que estén más jugosas. Una vez pasado ese tiempo, escurrimos toda la leche y las pasamos por un poco de agua. Para cortarlas, podéis hacerlo como más os guste: en tiras o en taquitos, lo importante es que no queden demasiado grandes para que cojan mejor el sabor.

Una vez cortadas las pechugas, las dejamos a marinar con  el vino, la sal y la pimienta durante unos 10 minutos, no hace falta más . Mi madre me preguntó  qué tipo de vino, pero lo cierto es que en la receta original, supongo que por falta de tanta variedad como disponemos en España, solo ponía 'vino de cocinar'. Nosotras nos hemos decantado por un vino tinto, que era, en realidad, el que ya estaba abierto, jejejejeje.

En una bolsa de congelación, ponemos media taza de harina y otra media taza de maicena y la agitamos con brío para que se mezclen bien. Después introducimos los trozos de pollo y volvemos a agitar con energía para que quede bien cubierto.

Para cocinarlo, tenemos dos opciones. La original, ya que se trata de pollo frito, es freírlo en abundante aceite, pero si queremos ahorrarnos un poco en grasa, también podemos hacerlo en el horno y queda igual de crujiente y rico. Yo he optado por la versión frita.

En una sartén ponemos todos los ingredientes para la salsa y los cocinamos durante 2 o 3 minutos. Después, rociamos nuestro pollo frito con ella hasta que todas las piezas estén bien bañaditas.

Para terminar, si queremos, espolvoreamos un poco de sésamo dorado por encima y...voi là! Una receta sencillita pero muy, muy rica lista para degustar =D



Bueno pues esta es la receta de mi Catadora.

Espero que os guste.

Besicos.