viernes, 16 de enero de 2009

A veces...

A veces me harto de cocinar.

En casa tengo un mal comedor de narices, otro que no "puede" comer repetida la misma comida dos veces seguidas y otra que come "como una orilla de río".

Un ejemplo:

Ayer mismo, con un bote de borraja, tres patatas y unas tristes almejas comimos 4 personas un primer plato y, a los crios (No son ya nada crios, que están ya, los dos, en la veintena) les hice unas pechugas de pollo empanadas con queso y bacon. Yo, esta temporada tengo que hacer "dieta" para quitarme los kilillos que cogí para Navidad, así que solo comí la borraja y mi Kikin tubo bastante con la borraja también y eso que él no necesita adelgazar, ¿eh?.

¿Que hacer ante este panorama?.

A mi, que me encanta comer, me toca tener que llevar control de la ingesta porque, como no cuide, engordo con facilidad y eso que estoy operada de O.M.

Ahora ya no engordo como antes, claro, pues la misma operación no lo admite pero aún así tengo que estar un poco pendiente.

Procuro hacer las comidas con la minima cantidad de grasa posible para evitarme molestias a mí misma, pero anda que no es dicifil ni nada cuando tengo una persona a la que hay que engañar como a los crios para meterle "sustancia" en la comida porque come poquísimo.

Cuando hago sopa procuro meter huevo "invisible" y cualquier otro tipo de proteinas para "sustanciarla", por ejemplo y, claro, eso a mi no es que me vaya precisamente bien...

Procuro que los platos tengan una buena presentación porque todos sabemos que la vista es lo que mas come... Pues ¡"Señor"!. ¡Ni aún así le apetece comer!.
¿Que hago?.

En fín, ya veré como me apaño. De momento, hoy, voy a preparar unas ollas de sopa "contundente" y la que sobre la congelaré.

Besicos