martes, 19 de abril de 2011

Buñuelos de bacalao con salsa de vino y almendras

Nota de reedición:

Por misterios incomprensibles del señor blogger ha dasaparecido la entrada anterior de los buñuelos.
Suerte que he conseguido recuperarla, mas o menos y aquí está de nuevo.
Lo siento, pero los comentarios anteriores han desaparecido.
De todas formas os los agradezco igual.


Nunca había hecho este plato pero, como me pasa el 95 % de las veces que hago algo nuevo, he quedado sumamente satisfecha del resultado.
En Aragón son más típicas las albóndigas de bacalao pero los buñuelos también se hacen y, sobre todo en Semana Santa se visten de fiesta acompañándolos con alguna sencilla salsa como es está, tan nuestra de almendras a la que le he añadido vino tinto.
Hace poco, viendo uno de mis maravillosos vídeos de Monesma, descubrí que los buñuelos de viento tienen su procedencia en la comida Sefardí y no puedo dejar de pensar que estos buñuelos de bacalao son como "primos hermanos" de los de viento salvando las diferencias, claro.

Una buena ensalada, estos buñuelos y un buen tintorro y no hay procesión que resulte dura.
La cuestión está en que con cantidades pequeñas salen unos buñuelos enormes y que llenan muchísimo así que se puede quedar como una reina con un montón de personas con las cantidades mencionadas antes (poca cantidad de cada ingrediente).

Y es que Aragón tiene fama de ser una tierra de gentes muy acogedoras (Oye y, como buena aragonesa, eso para mí es sagrado).


Ingredientes para los buñuelos:
- 100 grs de bacalao desalado.
- 2 dientes de ajo.
- 1 buen puñadico de prexil (perejil)
- 1/4 de cebolla de Fuentes.
- 1 huevo.
- 1 sobre de azafrán del Jiloca en polvo.
- 150 grs de agua.
- 100 grs de harina.
- 1 cucharadica (tamaño café) de levadura en polvo.
- 1 gaseosa de papel*
- Aceite de oliva virgen.

Ingredientes para la salsa:
- 1 cucharada de harina.
- 2 cucharadas de almendras Marconas (De mi pueblo).
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen. (Yo he usado aceite de Caspe).
- 1/4 de vaso de agua.
- 1 buena "chorrada" de vino tinto.

Elaboración de los buñuelos:
Una vez desalado el bacalao o abadexo (valen cualquiera de los dos) lo desmenuzamos y lo ponemos en la picadora junto con los ajos, el prexil y la cebolla de fuentes. Lo trituramos todo junto.
Sacamos el picado anterior y lo unimos con el huevo (güego, en aragonés), la harina y la levadura y el azafrán en polvo.
Le incorporamos un poco de sal y dejamos reposar mientras se va calentando el aceite.
Cuando empieza a humear el aceite le añadimos a nuestra masa de buñuelos la gaseosa de papel y removemos bien (Aquí crecerá un montón la masa).
Empezamos a freír y vamos poniendo los buñuelos en papel de cocina para desgrasarlos.
Ya podemos darnos un "jartón" de buñuelos.
Yo he preferido hacer, a parte, una salsica de almendras para acompañar.

Elaboración de la salsa:
Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen (aragonés, profés que si) y le incorporamos la harina.
Dejamos que empiece a dorarse. le incorporamos las almendras y dejamos que empiecen a dorarse.
Antes siquiera de que cambien de color (solo que empiecen a brillar) le añadimos el agua y hacemos una salsica que quedará un poco bastota. En ese momento le añadimos el vino tinto y dejamos reducir.


Con semejantes ingredientes era imposible que saliese mal el plato.
Tanto ha sido así que, como veis en las fotos hasta le ha salido un "Cofradico" que en lugar de ir a la procesión se ha venido a jalarse los buñuelos.
Jajajajajajajaja.

*
La gaseosa se me ha ocurrido añadirla en el último momento.
No es necesario hacerlo porque ya lleva, la receta, levadura pero la verdad es que los buñuelos han crecido espectacularmente

Pochoncicos.