jueves, 11 de junio de 2009

Pechugas de pollo al horno en salsa


Hoy he vuelto a tirar del congelador para hacer este plato.
Cuando, el sábado, preparé el adobo para el pollo, que, después, hice el domingo, adobé, a la vez unas cuantas pechugas de pollo más y las congelé.
Hoy, cuando me he levantado me he acordado de ellas y las he sacado para hacerlas en la comida del medio día.
Ha resultado un poco laborioso porque no ha sido una simple vechamel lo que he hecho, pero el resultado no ha estado mal.
La foto, como casi siempre es de la fuente donde he hecho las pechugas porque para fotos guapas ya hay demasiados blogs y, yo, pretendo que se vea la realidad de una cocina del "día a día". Las "emplataduras" bonitas las dejo para fechas de celebraciones grandes.
Ingredientes:
- 5 pechugas de pollo adobadas.
- Mahonesa.
- Nata.
- El zumo de un limón.
- Salsa bechamel (La receta la conocemos todos).
Elaboración:
Pongo papel de aluminio en el fondo de la fuente para que no se pegue el asado y, alli, pongo las pechugas adobadas, encima le pongo una mezcla de nata y mahonesa.
Lo meto al horno a temperatura de 180º durante 15 m. y, en ese momento añado el zumo del limón. Dejo que se haga durante 5 minutos más y lo saco.
En el fondo ha quedado un "aceite" resultado de la cocción de la mahonesa y la nata.
Utilizo aproximadamente la mitad de ese "aceite" para preparar la bechamel, añadiendole harina tamizada, que sofrio un poco para quitar el sabor a crudo, le incorporo la leche y acabo la salsa.
Retiro el papel de aluminio que he usado para la 1ª parte de este asado y lo sustituyo por otro.
Pongo el pollo, que ya está casi, casi hecho y, encima le pongo la salsa. Lo dejo en el horno como 5 m. y apago.
Con el calor residual se acaba de hacer.
Aqui, aclarar que aún no le he pillado el punto al horno nuevo.
Tened en cuenta que cada horno es un mundo, así que no os fiéis demasiado del tiempo. La temperatura si que es fiable.
Plato terminado.
¡ Buen aprofeito!.
Pochoncios y acarrazadas.