sábado, 12 de marzo de 2011

Muselina de longaniza en pimientos asados

Este mes, el Recetario mañoso dedica su entrada y su repesca a la longaniza.
Nuestro colaborador ha sido Melsa, de Graus. Empresa de gran raigambre en Aragón, dedicada a los embutidos y derivados cárnicos.
Incluso tienen tienda on line.
Se acabó eso de no encontrar longaniza. Ahora sólo tenemos que ir a su web y hacer el pedido.
En poco tiempo tendremos, en nuestra casa el sabor de Aragón y con todas las garantías.


Os presento esta receta muy colorida y muy fácil de hacer.

Ingredientes:
- 2 pimientos rojos (Sólo las puntas).
- 2 pimientos amarillos (Sólo las puntas).
- 1 yema de huevo.
- 3 cucharadas, tamaño sopa, de mahonesa.
- Longaniza.

Elaboración:
Ponemos las puntas de pimientos en papel de horno con un poco de sal y reservamos.
Trituramos la longaniza y la freímos.
Freimos unos trozos de pimiento de cada color.
Mezclamos la yema de huevo con la mahonesa y le incorporamos la longaniza frita triturada.
Esta mezcla ya no lleva sal pues la longaniza es muy sabrosa.
Con esta mezcla llenamos las puntas de pimiento y los llevamos al horno durante 20 minutos a 180º.
Una vez asados los pimientos los adornamos con trozos de pimiento.
Los amarillos con pimiento rojo y viceversa.
Como final he añadido unos trozos de mi ceniza de borraja.
Como véis es una receta de lo más sencilla de hacer y queda de lo más vistosa.
Productos aragoneses al alcance de todo el mundo.
La convinación de mahonesa con longaniza es de un sabor muy suave y queda muy jugosa.
Con ella se pueden rellenar un sinfín de cosas:
Pimientos, tomates, volovanes, champiñones, cebollas.....
Todo aquello susceptible de vaciar y rellenar, claro.
Pero incluso se pueden cubrir unos buenos trozos de pan haciendo, así unos estupendo montaditos.


Nos servirá de perfecto entrante para una comida en la que tengamos invitados a los que queramos sorprender con un pincho de sabores tradicionales.
Como, en casa, nos gustan las cosas muy hechas calculo que con 20 minutos de horno será suficiente para que el plato esté hecho aunque yo los haya puesto 30 minutos.
El resto de los pimientos usados se guardan y se usan para otros platos y si os gustan los sabores más fuertes se puede añadir ajo a la muselina sin ningún problema.
Aquí os dejo un primer plano de cada pimiento y os animo a probar este plato que no es tradicional pero sí muy aragones.

En los próximos días saldrá la Repesca mañosa y, desde aquí os animo a participar en ella. Yo ya tengo un platico pensado para ella.

¡Entalto Aragón!.

Pochoncicos.