lunes, 7 de marzo de 2011

Ternasco de Aragón al ajillo Almeriense

Esta receta se la debo a nuestra maravillosa Lola que os tengo que decir, a quienes no lo sepais, que es un encanto.
Me ha echado un capote pero bien grande con la receta base de esta salsa. Luego, yo, he tenido que hacerla más al gusto de los comensales que me la pideron y os explicaré los ingredientes extras que le puse.
Lo cierto es que esta fué una "probatina" para la que después ha sido la receta que he cocinado (Cabrito al ajillo) pero como yo lo que tenía en casa era Ternasco de Aragón me animé y la preparé para que no me pillase, después, el hacerla, en fuera de juego.

Ingredientes:
- Unos buenos trozos de Ternasco de Aragón (D. O.).
- Un buen puñado de almendras. (Receta base)
- Unas rodajas de pan. (Receta base)
- 4 ajos. (Receta base)
- 1 pimiento seco. (Receta base)
- Aceite de oliva virgen. (Receta base)
- 1 cucharada de comino en polvo.
- 1 cucharada de pimentón picante.
- 1 puntica de cuchara de colrante alimenticio.
- Pimienta molida.
- Vinagre.
- Agua.


Elaboración:
Primero de todo freimos la carne y reservamos.
A continuación freimos las almendras, el pan y 2 dientes de ajo.
Una vez frito todo lo trituramos incorporando los otros 2 dientes de ajo, en crudo, el pimiento seco y las especias más una buena chorrada de vinagre (la receta original no lleva vinagre ni especias pero al boss le gusta así que, ala, vinagre al canto).
Yo le puse un poco de agua también y le volqué esta mezcla a la carne.
Lo dejé cocer, todo junto, como unos 20 minutos y.....
¡Voilá!. Ternasco de Aragón con Ajillo almeriense.
Una maravillosa forma de acercar nuestras dos tierras. Tan lejanas y tan cercanas a la vez.
Resulta una salsa de lo más "brava", que entra de maravilla con un buen vino de Cariñena o Calatayud, por ejemplo.
¡Lola, te mereces, como mínimo, una caja de Fruticas de Aragón y una cinta de la Virgen!. ¡Faltaría más!.
Cuando he hecho la receta usando el cabrito he conseguido que me quedase mas espesa y no veas como disfrutaban, todos, mojando pan en ella.
En casa aún me queda una poca salsa, congelada, que voy usando para otras carnes con el mismo maravilloso resultado.

Pochoncicos.