viernes, 4 de septiembre de 2009

Un adobo con cebolla

Esta entrada no tiene imagen, lo siento.
Quiero explicaos mi forma de adobar las pechugas de pollo para que cambien un poco de sabor y resulten mas jugosas y, de paso, aprobechar uno de los ingredientes que se usan para él.

Ingredientes:
- Pechuga de pollo fileteada.
- 2 cebollas.
- Orégano.
- Pimienta negra.
- Perejil.
- Sal.
- Aceite.

Elaboración:

Ponemos una capa de pechuga de pollo ya fileteada, la salamos y espolvoreamos encima orégano, pimienta negra y perejil. Encima ponemos una buena dosis de cebolla cortada en bruiné.
Seguimos repitiendo el proceso, capa, por capa.
Una vez acabada toda la cebolla con sus especias y la cebolla, en último lugar le ponemos un buen lingotazo de aceite de oliva, claro.
Dejamos la carne en ese adobo durante 48 horas, en el frigo.
Una vez pasadas estas 48 h. sacamos la carne y la pasamos por agua para eliminar el exceso que haya podido quedar de especias y que se vea blanca (El sabor se ha quedado, claro).
La cebolla que nos ha servido para adobar la lavamos pues llevará muchas especias, la dejamos escurrir y la podemos congelar para ulteriores usos pues ha tomado también el saborcillo del orégano etc... y es un buen aliño para cualquier plato. Desde luego tambien la podemos usar el mismo día como acompañamiento.

Espero que os guste ese adobo y el "truqui" de la cebolla.

Pochoncicos.

Pd: Cuando hacemos las pechugas en leche, con ajo y sal tambien podemos usar esa leche, si nos apetece para preparar bechamel y resultará una salsa más contundente de sabor pero sin ser excesivo este.