miércoles, 26 de mayo de 2010

Parrillada de verduras

Sigo con recetas saludables y, además, de lo más apetecibles porque ¿A quien no se le hace la boca agua ante semejante despliegue de colores, texturas y sabores?
Evidentemente, esta vez, no es cuestión de dar la receta del plato pero, quizás, resulten interesantes los truquis que se emplean para que no se nos quemen, las verduras, cuando las hacemos a la plancha y, en cambio estén en su punto que incluye el "dente"......

Los sabores mediterraneos.... MMMMMMMMMMMMMM.
Nuestras verduras, tan sanas, nuestro aceite de oliva virgen extra tan bueno para el colesterol "bueno", nuestro ajo, que alarga la vida (eso dicen, vamos), nuestro perejil, tan diurético y carminativo....
Aquí tenéis el famoso ajo- pere, que, hasta hace cuatro días simplemente he llamado aceite de ajo y perejil.....
Me enteré del nombre de marras gracias al Futuro bloguero y me hizo gracia eso de no conocer el nombre, del preparado. A partir de ahora ya sé como denominarlo. De nuevo, gracias Paco por dejar que aprenda tanto de tí.
Tatiana dice que el nombre de "ajo- pere" resulta muy familiar, muy hogareño.....
Vamos que le pasa lo contrario que con lo de "alimentar la masa madre"............

Preparé este acompañamiento a la parrillada de verduras pero, para mi gusto, no les hacía ni falta, eh?. Tal y como salían de la plancha ya estaban ricas sin necesidad de acompañamiento alguno.
Eso sí, desde luego, el ajo- pere les da otra "chispa", claro.


Empecemos con los truquis.....
Creo que tod@s conoceréis estos truquis pero.... oye que yo sé que siempre hay alguien que se sorprende.....
Antes de pasar, las verduras, por la plancha se les hace un escaldado dependiendo, claro, de la dureza de cada verdura.
Os doy un pequeño listado con los tiempos que me gusta hacer a mí:
- Los esparragos trigueros los escaldo durante 5 minutos.
- Los ajetes los escaldo 2 minutos.
- El pimiento, tanto rojo, como verde, lo escaldo 3 minutos.
- La cebolla, el tomate y el calabacín los dejo con un poco de aceite de oliva ( como dos cucharadas es suficiente para todo) y sal para hacerlos en el penúltimo lugar.
- La berenjena me gusta ponerla, unas horas antes, en remojo de leche y sal. Así pierde ese amargor tan característico.
Antes de ponerla a la plancha la lavamos un poco, para quitar el exceso de leche y a correr.
- La patata, a remojo, en agua con sal para hacerla, esa, ya, en el último lugar de todos.
Desde luego el tomate hay que cortarlo bastante recio para poder darle, bien, la vuelta y que no se deshaga.
Ya sabéis que, por el agua que lleva, como no lo controles, un poco, se rompe que "es un gusto".
Con la berenjena pasa algo similar. Hay que cuidar el grosor pues también se tiende a partir.
Es preferible cortarla "recia".
El truco de la patata......
Se corta recia, también, como el tomate y la berenjena.
Por ese motivo le cuesta bastante más que al resto de verduras hacerse y hay muchísimas probabilidades de que se nos rompa al darle la vuelta.
Solución:
Una vez que ha cogido el color que nos gusta, pero sigue estando dura, metemos, todas las rodajas al micro ondas durante 2 minutos.
Después una última vuelta en la plancha, por cada lado y ya está!.
Por fuera está crujiente y dorada y por dentro tierna, tierna.

Las verduras quedan, así, al dente pero hechas perfectamente y de lo más crujientes.
Hay que cuidar de no pasarse con los tiempos de escaldado porque, si no, las verduras, perderían ese punto crujiente que vamos buscando.
La plancha se pinta con un poco de aceite de oliva y a correr.
Después se pueden acompañar con la salsa que mas os apetezca y si, como en mi caso, os gustan sin más no hay miedo. Están maravillosas sólo con el sabor de la plancha.
¿Salsas adecuadas?:
- El ajo- pere que he hecho esta vez.
- La salsa romescu.
- La salsa de yogurt.
- La mahonesa.......

¿Y que tal una pequeña bandeja con varias salsas, por ejemplo?.
Se deja a elección del consumidor.
¡Buen aprofeito!.

Pochoncicos.