viernes, 22 de octubre de 2010

Paté de setas


Hoy os traigo otra receta que se hace, mucho, en mi tierra.

Y vosotros os diréis.... ¿Pero otra??????????.
"Poz" va a ser que sí......
Cabezona, que es una y no ceja en el empeño de dar a conocer los productos que tenemos por estos lares.
Os cuento.....
Mirando los vídeos de cocina tradicional de la serie "Los fogones tradicionales" de Eugenio Monesma, dí con una receta que me encantó.... Esta que os muestro hoy, claro.
La comercializa "La conservera del pre- Pirineo", una pequeña empresa de Uncastillo, provincia de Zaragoza.
Yo, ni corta, ni perezosa, tomé buena nota de los ingredientes y la elaboración y me metí en la cocina, papel, con receta, en mano y.... ¡Ala, al fogaril de nuevo!.
En un principio no estaba, yo, muy convencida que hubiesen dado, los ingredientes completos pues al ser la receta de una empresa..... Pero, cual no fue mi sorpresa que, conforme iba siguiendo los pasos de la receta, "aquello" tomaba una consistencia y un aspecto que, cada vez, me gustaba más.....
Total, que os puedo decir que está de lujo y que, yo, os pongo, la receta, tal y como viene en el vídeo y mi "seguimiento" pues, esta vez, os he hecho un paso, a paso de lujo.....
Bien.
¡Empecemos!.


Ingredientes:
- 1 kg de setas (vale cualquier tipo de seta).
- 1 kg de cebolla. (3 cebollas hermosotas).
- Aceite de oliva.
- Un buen puñado de romero.
- Un buen puñado de orégano.
- Sal.
- Pan rallado.

Elaboración:

Como veis, algún ingrediente no lleva cantidad, pero es que tiene su misterio.....
A lo largo de la receta os lo explicaré.

Lo 1º de todo es pochar la cebolla, que cortaremos en bruiné, salándola, claro, y poniendo abundante aceite.
A mayor cantidad de aceite mayor untuosidad tendrá, después, el paté.
Aquí la tenéis, pochando.
A fuego medio ha estado pochando 25 minutos.


Las setas, las cortaremos, también, en tamaño pequeño y, una vez que se ha pochado la cebolla, se las añadiremos, dejando que se cocinen junto a esta con otro poco de sal.
El tiempo de cocinado, de este nuevo paso, han sido 15 minutos. Y las setas eran "Pleoratus Ostreatus"



Seguidamente, le ponemos las especias:
Romero y orégano.
Dejaremos que sigan haciendo chup chup, con las especias bien mezcladas unos 5 minutos.
Ahora es el momento de pasar, nuestras setas, por la batidora.
Si os gusta, el paté, con "tropezones" no trituréis mucho........ A mi me apetecía bien fino, así que buen rato dándole a la "turmix".
Seguidamente ponemos el pan rallado para que compacte, bien, la masa.
Aquí vuelve a intervenir nuestro gusto.... A más pan rallado, más espesor quedará.
Eso si, tiene que quedar una crema fina, para embotarla y que no queden huecos de aire.

Una vez embotado, nuestro paté, lo ponemos al baño María.
Yo lo he tenido 30 minutos.
Le he puesto estos adornos de tela y la pegatina, "Made in Wivith", pues estoy esperando mis pegatinas especiales "cuchiflitos" y, conserva acabada.
Aquí tenéis una 1ª cata del producto.
Luego le he colocado unos trozos de oliva de Aragón y ha quedado esta sencilla tapa.
La siguiente ya ha sido con queso de rulo y un poco de mermelada de piquillos y una lámina de trufa, que aún quedaba en el frigo.
La verdad es que, además, de muy sabrosa, ha quedado de lo más vistoso.
Como final, aprovechando que tenía unos trozos de melocotón, en almíbar, a la plancha, que había preparado para otra tapa, se me ha ocurrido mezclar los dos ingredientes y un poco de perejil.
Otro resultado estupendo, aunque me gustan más los sabores con contraste, como la mermelada de piquillos o la mermelada de tomate.
Otra receta que os animo a probar y tener en la despensa......
¡La de cosas ricas que se pueden hacer con este paté!.....

Pochoncicos.