domingo, 13 de junio de 2010

Huevos a las tres maneras, según mi madre

Receta de lo más tradicional que, mi madre "versionéa" dándole su toque personal y que, en casa, siempre ha gustado.
Con ella participo en el Hemc 45, dedicado, esta vez, a las recetas que tan felices nos han hecho, durante nuestra vida y que eran las favoritas de nuestras madres.
Esta vez, el anfitrión es el blog El horno de Su. y nos da la oportunidad de brindar estas recetas a nuestras sufridas madres, que nos aguantaron tanto, cuando eramos pequeñas.

Bueno, pues llegados a este punto os cuento......
Esta es una receta super tradicional, aragonesa que, en otras zonas de estas tierras se llama "Huevos tres veces hechos".
Como toda nuestra cocina, tradicional, es una receta de pocos ingredientes pero que, por la forma de hacerlos resulta de lo más contundente.
Comida de supervivencia a la que, nuestras madres, daban su "puntito" particular.
Cuando le he preguntado a mi madre cual era su plato favorito, para hacer, me ha dicho justo este y, cuando me he dado cuenta, real, de a que plato se refería me he quedado de piedra porque, sin saberlo, he comido un plato de los más tradicionales aragoneses toda la vida.
Esta vez ha sido hecho con la receta más puramente clásica pero, luego le he dado el "toque" que hace mi madre así que "despacico y buena letra" nos pondremos a prepararlo.

Ingredientes:
- 8 huevos.
- Harina.
- Cebolla.
- Leche.
- Atún en escabeche ( 1 lata pequeña).
- Atún en aceite (1 lata pequeña).
- Sal.



Elaboración:
Cocemos los huevos preparando unos sencillos huevos duros.
Una vez fríos los cortamos por la mitad, longitudinalmente y sacamos las yemas, las cuales, mezclaremos con los dos tipos de atún y salaremos.
Rellenamos las claras, cocidas, con esta mezcla que hemos preparado.
Pasamos los huevos por harina y freímos.
Ponemos en una fuente de horno los huevos, con la yema hacia arriba.
Preparamos una bechamel ligera friendo cebolla e incorporándole el resto de yema y el atún.
Metemos al horno a gratinar y plato concluido.

Esta receta se parece muchísimo a la que publiqué en su día "Huevos tia Cleo".
Se diferencia en que, en esta receta que os explico hoy, los huevos se fríen antes de ponerles la bechamel.
Otra versión, más contundente, después de enharinar los huevos los pasa por huevo y los fríe rebozados siguiendo, después el mismo proceso con la bechamel. Es decir que, a la bechamel le incorpora la yema sobrante.
Desde luego, la que os he explicado hoy es la que hace mi madre así que me quedo con ella.


Desde luego, con los pocos ingredientes que lleva, resulta un plato de lo más contundente.
Alimenta muchísimo, osea NO es apto para dietas.......
Es muy barato pues, la yema sobrante se puede aprovechar para preparar unas empanadillas o, como en el caso de hoy, incorporarla la bechamel.
Aquí tenéis un primer plano, donde se puede apreciar la consistencia.
Por supuesto se le puede añadir queso fundente y gratinar.....

¡Güen aprofeito!. ¡¡Güen probeito!.

Pochoncicos.