miércoles, 23 de junio de 2010

Tozinico asado al estilo del Jalón medio



Bueno pues aquí me tenéis con otra receta super tradicional aragonesa y que he visto hacer a mi madre toda la vida.
Ahora que lo pienso, creo que, en muchas partes de España, los asados, se hacen así.....
Con ella me gustaría participar en el concurso patrocinado por Gourmet Rural, que es una empresa dedicada a la venta de productos derivados del porcino y sus carnes.
Lo organiza Dolors, de Blog de cuina.

Espero hacerlo bien y no comerme ninguno de los requisitos que se piden para participar en el concurso.
Esta también valdría para el Hemc de este mes.....
Y ahora empiezo a contaos la historia.....
Como veis, el encabezamiento tiene su rasmia.....
No he querido ni firmar la foto del dibujo con mi "Cuchiflitos" para no desvirtuar toda la carga histórica de esta.
No os preocupeis porque os dejo la receta bien escrita en el post, pero es que le tengo tanto cariño a esa receta.....
La escribió Tatiana, cuando tenía unos 7 añicos, (se nota la traza infantil de escritura y las faltas de ortografía) para poder recurrir a ella cada vez que se hacía un asado, de "tozinico" (así es como se le llama al cochinillo, en mi zona).

Teníamos un bar, como ya os he contado otras veces y, cada cierto tiempo, nos encargaban cenas de este producto pues todo el mundo sabía que el negocio de mi padre era una granja de cerdos.
Bueno pues no os podéis imaginar lo que les gustaba, este asado a nuestros clientes alemanes....
Se ponían "tibios" de comer tozinico y de darle al vino de cosechero que teníamos.
Bueno se hicieron tan clientes que pasaron a ser amigos y, cada vez que tenían un compromiso allí que los teníamos encargando cena para 20, para 30...... Luego, sin avisar te encontrabas con que no eran 20 sino 30 e incluso 40 personas las que se presentaban.
Menos mal que, en Aragón, tenemos la costumbre ( no sé si buena o mala) de preparar comida en exceso y, gracias a esto nunca hicimos corto en lo que a asado se refería.
Publico, hoy, esta receta para llegar a tiempo del concurso y, de paso, festejar que mi catadora pasa a ser, oficialmente, una señora licenciada en Filosofía pura, pues ya ha acabado con la asignatura que le quedó del curso pasado. ¡¡¡OLe!!!!!!. ¡Ya he acabado de oir hablar de la "Filosofía de la Ciencia"!. ¡Que ganicas tenía!.
Volvamos al tema!!!!.
Tened en cuenta que es para dos personas la receta que os muestro, hoy.
El tocinico, entero, se hace igual pero con más cantidades, claro.
No lleva ni coñac ni vino ni ningun otro licor. Eso se puso de moda bastante más tarde de cuando data esta receta.
Sólo lleva perejil, como espia para que no se enmascare el sabor del tozinico asado.


Ingredientes.

- 1 jamoncico de cochinillo con algunas costillas. (En la foto podréis apreciar, mejor, la cantidad)
- 2 limones.
- 4 ajos.
- 1 buen puñado de perejil.
- 1 vaso de aceite.
- 1 cucharada de manteca de cerdo derretida. (Opcional)
- 3 patatas de tamaño medio.

Elaboración.

Pelamos las patatas, las cortamos y las reservamos en agua con sal.
Cortamos el ajo y el perejil, añadiéndoles el aceite, los limones y la manteca derretida pero no caliente. Lo batimos bien para que emulsionen.

Ponemos una bandeja de horno y, encima una rejilla donde colocaremos el trozo de "tozinico" a asar.
Lo "pintamos con la mezcla de aceite, etc....

Precalentamos el horno y metemos el tozinico bien pintado con nuestra mezcla.
Media hora de horno a 180º, sin patatas ni nada. Sólo la carne "pintada", sin más.
Lo sacamos, le damos la vuelta y lo volvemos a pintar con la mezcla.
De vuelta al horno otra media hora.

Ahora le incorporamos, debajo de la rejilla, las patatas, donde ya ha empezado a escurrir parte de la grasa del asado y aprovechamos para volver a darle la vuelta y volver a pintar.
Otra media hora de horno. Vuelta al cochinillo y removemos las patatas para que cojan, bien la grasica.
En total tiene que ser: 1 hora de horno, con el cochinillo sólo y, cuando se incorporan las patatas ha de ser hora y media más, cambiando de posición el tozinico y removiendo las patatas cada media hora. Desde luego habrá hornos en los que se haga, este asado en menos tiempo....
En la última media hora, el horno, se sube de temperatura a tope, o casi, para que la piel quede crujiente. Yo lo he puesto a 210º.

Plato resuelto.
Es un poco laborioso por eso de tener que estar dándole tantas vueltas, pero merece la pena.
Ideal para una comida de fin de semana con amigos pues se acompaña de una sencilla ensalada de lechuga, sin más, y aún así se acaba hasta las orejas de comida.
Con este sencillo asado los dejaréis con la boca abierta y deseando volver a ser invitados a comer este manjar.
Como postre, para desengrasar una buena "ralda" de melón y perfecto
Queda exquisito.

A las imágenes me remito.

NO APTO PARA DIETAS HIPOCALÓRICAS

¡Güen aprofeito!. ¡Güen probeito!.

Nota aclaratoria:
No es falta de ortografía el escribir "tozinico" con "z", es que, en fabla, se escribe así.

Pochoncicos.