martes, 22 de junio de 2010

Tortetas de sobrasada

No estaba, yo, muy decidida con la publicación de esta entrada, no.
Y es que, esto, ha sido uno de mis "desaguisaus" por no tener en cuenta determinadas cosas, pero, a todos vosotros, os daré las soluciones que le he encontrado, una vez hecho el zancocho.
¡Ojo!. Aún con los problemas que me han dado han quedado geniales, al final.
Evidentemente esto son unas sencillas croquetas pero en forma de "torteta".
En las fotos no se aprecia, bien la forma porque, al freír, tiende a inflarse el rebozado y aparentar ser una bolica.
Bueno pues vamos al tajo porque, esta vez, la elaboración del plato tiene "enjundia". Jajajajajaja.
La receta es exactamente la misma que la de las croquetas de longaniza, rebozada pero.....
Ya empezamos con los "peros".
Bueno pues resulta que, al freír la sobrasada y añadirle la harina, aquello, ha empezado a sacar grasa a espuertas.
Al ver esto se me ha ocurrido añadir, además de la cantidad usual ( 100grs) de harina que uso para estas pruebas, una cucharada más de harina y he seguido con el proceso de freír la harina.
Vale, eso está bien, claro. Pero.....
2º "pero" de la tarde....
Únicamente he puesto el 1/2 l de leche habitual.
Mientras se hacía la masa yo seguía removiendo con mi espátula para que adquiriese la textura, cremosa, adecuada. Pero..........

¡Y vamos al por el "pero" nº 3!:
Pues que entre "estate quieta que te pillo" y "ponte bien que allá voy", me ha dado la, completa, sensación de haber alcanzado el punto óptimo de cremosidad.....
Vuelco mi masa en la fuente, para que se enfriase y la dejo un buen rato...... Por cierto, en ese momento, Tatiana, ha hecho la "cata" y, el sabor, le ha encantado con lo cual me he quedado de lo más tranquila.......
A lo que vuelvo a ver si ya estaba fría, ya, la masa, me encuentro que había seguido rezumando grasa y una de dos. O la volvía a poner en la sartén a que se calentase para incorporar más harina y, por consiguiente mas leche. O, directamente, la ponía a escurrir y que soltase toda esa grasa acumulada.


Pues nada, que he optado por la 2ª opción y, ya desquiciada, le he hecho la forma y he pasado, las "tortetas" por harina, huevo y pan rallado.
Por otro lado, he reservado dos cucharadas de la brandada y, con ellas, he preparado otra, un poco más líquida, para preparar unas tapicas añadiéndole queso y gratinando después.
Y. ¡Mira que casualidad!. Esta brandada, más líquida, ha quedado estupenda.
Textura adecuada a los requisitos que buscaba y sabor que, también, acompaña.

De esa brandada ya os enseñaré fotos, cuando la haga, junto con el queso. Por hoy, no la preparo aún.
De momento, quedaos con la imagen del primer plano de este "desaguisau".
Como podéis apreciar, por lo que os he contado, la solución es bien fácil: Añadir un poco más de leche, además de la harina.

Editado el 23- 6- 2010
Jose, mira no había pensado, yo, en la solución que das.
Ahora, una vez pasado el "inflón" veo que es la opción más sencilla, claro.
Bueno pues os dejo con la idea de Jose :

Poner la sobrasada una vez que está hecha la bechamel.

¡Mira que con las bolitas de jamón y enmental lo hice así y lo expliqué perfectamente para que no hubiese problemas y, en esta, ni se me había ocurrido esta solucion!.
Para la próxima vez que haga voy ha seguir tu consejo.

Gracias Jose.

Pochoncicos.