lunes, 7 de junio de 2010

Lentejas estofadas a la aragonesa

Hacía días que no preparaba un plato de nuestra cocina tradicional y, hoy, con este fresquete que hace y, teniendo en cuenta que tenía, en el menú semanal un plato de legumbres, he decidido preparar estas lentejas tan tradicionales aragonesas.
Como todo en nuestra gastronomía, este, ha de ser, por fuerza, un plato de ingredientes sencillos y de la huerta, claro.
Pocos ingredientes, pero unidos con mucho sentido común a lo largo de nuestra historia. Nos dan el resultado de un plato muy completo que, además, resulta barato para los bolsillos. Osea que es otro plato para tener en cuanta en estos tiempos de crisis.
A este paso tendremos que volver a aquellos platos de patatas guisadas con sebo.....
A los platos que llevaban, como acompañamiento, un montón de "engañamaridos". Todo por llenar el estómago porque mira que somos malos con el gobierno y no ayudamos en nada teniendo el mal vicio de comer tres veces al día......
En fín, vamos a por la receta porque si sigo pensando en la crisis me pondré de muy mala leche y no es momento adecuado para ello.

Ingredientes:
- 200 grs de lentejas, en crudo.
- 1/2 pastilla de caldo de carne. (Opcional)
- 3 cucharadas de aceite de oliva.
- 1 cebolla.
- 2 zanahorias.
- 2 ajos.
- 1 hoja de laurel.
- Agua y sal.

Elaboración:
Ponemos, en una sopera, el agua con la sal, el aceite y la pastilla de caldo de carne.
Ponemos a hervir y, en el momento que rompe el hervor añadimos las lentejas.
Mientras esperamos que rompa ahervir el agua cortamos la cebolla en gajos grandes ( 4 trozos por cebolla está bien) y pelamos la zanahoria y el ajo.
Cuando hemos incorporado las lentejas al agua hirviendo ponemos, encima, en una vaporera metalica (al menos yo lo hago así) la cebolla cortada en gajos, la zanahoraia que tembién habremos cortado en trozos grandes, los dos ajos y la hoja de laurel.
Dejamos que el agua cubra las verduras y que hiervan durante 15 minutos o hasta que esten blandicas.
Cuando las verduras están, ya, blandas las sacamos y las trituramos, para volver a incorporarlas a las lentejas.

Mezclamos bien, nuestras verduras trituradas con las lentejas y dejamos a fuego bajo unos 5 minutos para que los sabores se mezclen.
¡Plato feito!
Como veis es super sencillo. No tiene ningun misterio y lo buenas que quedan las lentejas así.....
Si, como a mí, os sobran simplemente congeladlas y la próxima vez añadidles un poco arroz o patata y tendreis unas lentejas de segundas para chuparse los dedos.
Una sencilla ensalada es buen acompañamiento para este plato, por ejemplo.
No se necesita un 2º plato de carne o pescado pues lleva suficientes proteinas y si, ya, le poneis arroz es completísimo.


Esta es la presentación más tradicional del plato. A partir de esta podéis ponerle todo lo que se os ocurra, pero, ya digo, la receta más tradicional es esta.
Espero que os guste y disfruteis de los sabores de la Tierra.
Por cierto, este plato es libre de gluten si no le poneis la pastilla de caldo de carne (en realidad no la necesita) y es completamente vegetariano.

¡Güen aprofeito!. ¡Güen probeito!.

Pochoncicos.