jueves, 11 de diciembre de 2008

Cálidos recuerdos

¡Como me acuerdo de mi padre!.

Leyendo los blogs recien descubiertos me ha venido a la memoria la imagen de mi padre en el proceso del "mondongo"; cuando él y el resto de los hombres mataban y pelaban el cerdo mientras las mujeres recogían la sangre del animal para preparar las suculentas morcillas y bolas ( Uno de los primeros pasos del mondongo).

A los crios nos despedían mandandonos a por el "asustamorcillas" que cada año lo tenía una tia distinta y, por supuesto ningun año dabamos con el dichoso aparato pero disfrutabamos de la tarde yendo de la ceca a la meca y quitandonos de enmedio hasta la hora de la cena.

Mientras nosotros andabamos en el empeño de encontrar el famoso aparato nuestras madres, tias y abuelas estaban a la espera de que los hombres cortasen en trozos el cerdo separando las distintas partes para preparar las diferentes cosas que salen del cerdo. A saber.... Lomos, costillares, jamones, casqueria varia, cabeza, oreja y morro.

Una vez separadas las diferentes piezas del bicho se dedicaban las mujeres a cortar la carne de mas baja calidad del cerdo para hacer las longanizas, chorizos, güeñas, fardeles, bolas y morcillas.

Allá tenías a las abuelas ocupadas en cocer el arroz para las morcillas y en cortar el pan para las bolas y, en el último momento separar una cantidad de pan cortado para preparar la cena de la noche. Menú del día: Migas con sebo, longaniza y chorizo y, para quien quisiese se habían aprovisionado de ante mano de unas buenas uvas de moscatel para acompañar tambien las migas. De segunhdo plato.... "Molejillas" ( plato que se hace con las "degolladuras" del animal; osea, corazón, pulmón etc... excepto el higado que se guardaba para los "fardeles".

Esta cena tenia algo de original y tradicional ( La preparaban los hombres) que unía a toda la familia del pueblo e, incluso la que no era del pueblo y venía a pasar el fin de semana de matanza como si de una gran fiesta se tratase.

La receta de las molejillas yo ni la conozco realmente porque nunca dejaban los hombres que estubiesen las mujeres por allí mientras ellos preparaqban la cena, pero recuerdo perfectamente ese sabor a vinagre tan fantástico que tenían y pretendo recuperarla para poder da fé de ella.

Tampoco conozco la receta de los fardeles, pero al igual que la otra consultare con mi "encicopledia" particular, "usease" mi madre y la pondré en este espacio.

Bueno a lo que iba.....

Con el paso de los años los crios nos hicimos adultos y fuimos perdiendo todas esas tradiciones ya que los grandes mataderos nos surtían perfectamente de todos estos productos sin tener que darnos la gran paliza que supone un mondongo. Pero hete aquí que mi marido y yo abrimos un bar y no se nos ocurrío nada mejor que darles a nuestros clientes algo casero y,¿ adivinais lo que hicimos?. Ni mas ni menos que de nuevo surgieron nuestras fabulosas longanizas y chorizos.

Desde luego ya no era como antiguamente, que las mujeres se mataban por "capolar" la carne del cerdo para luego hacerla con la embutidora en ricas longanizas y chorizos.

Cuando yo me metí ya con las manos en la masa de estos embutidos fue con la ayuda de una picadora industrial que nos agenciamos cuando una de las carnicerías del pueblo cerró y se dehizo de su maquinaria. Y allá que estabamos mi madre y yo haciendo de nuevo las ricas viandas que tanto nos gustan. La diferencia es que ahora, aparte del ajo el resto de los ingredientes se compran ya preparados en las tiendas de alimentación y nosotros, al tener el bar aún lo teníamos mas facil pues haciamos el pedido al por mayor y nos lo servían en casa directamente.

Llegabamos a hacer 40 "enrastras" de longaniza y otras 40 de chorizo por semana y. "No veas como se vendían!. Los clientes satisfechos y nosotros tambien por ofrecer un trabajo bien hecho y del gusto de todo el mundo.


Besicos

Wivith