jueves, 12 de noviembre de 2009

Pechugas de pavo rellenas


Bueno pues hoy está siendo un día de aúpa.
Esta mañana tenía que resolver unos asuntos en el centro que ya no podían esperar más.
Cuando he bajado al piso de mi madre para ver como estaba, (Lo hago todas las mañanas por eso de la diabetes...) me he encontrado con que había pasado una noche toledana.
Tiene todas las pintas de ser un proceso gripal de agarrate y no te menees. Lo típico, ya sabéis... No voy a entrar en detalles no aptos para blog culinarios.
No tenía más remedio que hacer mis gestiones y he dejado, a cargo de la nieta, a la abuela, pero antes les he preparado el primer plato por si las moscas. Ha sido fácil, descongelar un tarro de mi super sopa y a correr. (El último de la tanda).
Del segundo plato me he encargado a mi vuelta a casa...
Bajando, una vez Tatiana y otra vez yo, para vigilar a mi madre, por lo del azúcar.....
En fin que estaba tan agobiada por lo que "tenía en casa" que, la cabeza, no me daba ni para pensar en algo que preparar de segundo plato.
Menos mal que me ha llegado la "inspiración Divina" y se me ha ocurrido esto que, a continuación, os explico.



Pechugas de pavo rellenas.

Ingredientes:
- 2 filetes de pechuga de pavo por persona.
- 3 pimientos de piquillo.
- Queso para untar tipo Filadelfia.
- Un trozo de pechuga de pollo en escabeche.
- Unas verduritas.
- Mantequilla.
- Sal y pimienta.

Elaboración:

Primero decir que, ayer, prepare mi primer escabeche: Esa pechuga de pollo que se ve detrás del plato con las pechugas.
Bueno, pues se me ha ocurrido usar uno de los trozos para preparar este plato tan improvisado.
Así que he salpimentado el pavo y le he puesto una capa generosa de queso de untar, en dos de los filetes y, seguidamente, le he plantado, encima, los piquillos (1 1/2 por ración) y, a continuación la pechuga de pollo escabechada que, se deshacía al cortarla, con lo cual ha quedado una especie de "virutillas" que daban un exquisito sabor al plato. encima la otra pieza de pavo que solo había salpimentado.
He pasado los paqueticos, que me han quedado, por la plancha y, como veía que no se iba a acabar de hacer, por dentro, los he puesto 2 m. al micro.
Luego, en una sartén he sofrito unas verduritas de esas que venden en nuestro "super" más querido ( Ya vale de dar nombres y publi gratuita) y que se hacen, también en el micro, teniéndolas unos 6 m a máxima potencia. Pues esas, esas he sofrito, una vez que han pasado el tiempo reglamentario de micro, pero, en lugar de aceite he usado mantequilla para darles un poco más de suavidad. Las he salpimentado y colocado una buena ración con cada pechuga de pavo, como guarnición. Luego les he puesto, por encima, un poco del juguillo que habían soltado las pechugas en el micro. Así estaban aún más jugosas.
Esta vez no me ha dado, la cabeza, más de sí.
La pinta estupenda, para mi gusto, y el sabor también muy logrado aunque a doña Tatiana no le gusta el brócoli.
Eso si, con la carne se relamía que no os podéis imaginar.
Otro día rellenaré, las pechugas con ropa vieja a ver lo que sale, porque estoy preparando mi "super olla" de sopa y hay mogollón de carne y, sobre todo, jamón....

Pochoncicos.