martes, 9 de marzo de 2010

Tabulé, falafels y un dibujo de Tatiana

Antes de meterme en "otros fregaos" quería enseñaos esta receta que me copió, Tatiana, allá por el año 1993 ( puedo estar equivocada y ser el año siguiente, pero no más).
La tengo guardada entre mis recetas viejas y es la receta que con más cariño guardo.
Se nota la edad que tenía en la forma de escribir y redactar (mi madre le explicó la receta y ella la redactó a su manera).
El "tocinillo" está dibujado por mi madre. Es indudable que, aún siendo trazos sencillos, es de autoría adulta, pero "la bandeja" se entretuvo, la catadora, en pintarla y "encuadrarla".
Me encanta y, aunque no la he hecho quería que la viéseis.
Sospecho que esta "receta" pasará de generación, en generación, hasta que acabe rompiéndose.
Es de lo más entrañable.
¡Y lleva la firma original de la "autora"!.
Por cierto: Es otra receta de las de toda la vida.
Jajajajajajajajaja.


Y seguidamente, damos paso a "los fregaos", propiamente dichos.....
Las recetas de los dos platos en los que ha consistido nuestra comida de medio día:

Tabulé:
No tiene ningún misterio, creo.
Sólo hay que seguir las instrucciones del fabricante y añadirle las verduras que más nos gusten.
Después aliñar con limón y aceite de oliva y plato apañao.
Realmente tendría que llevar hierbabuena y pepino, pero como no me gustan....
Pues fuera.
Falafels con mortadela de olivas y queso masdam

Ingredientes:


- Ajo liofilizado. Media cucharilla, tamaño café.
- Comino. Media cucharilla, tamaño café.
- Perejil. Este abundante.
- 1/2 bote de garbanzos cocidos.
- 2 cucharadas de harina de garbanzo.
- 1 huevo.
- 3 rodajas de mortadela pasada por la plancha.
- 2 tiras de queso Masdam.
- Pan rayado (he usado del pan rayado japonés).
- Aceite para la fritura.
Elaboración:

Triturar los garbanzos cocidos, con las especias (de ahí que, esta, sea una receta "trapacera", también) y añadirles ajo y perejil al gusto (yo ajo del de especias) y el huevo.
Poner esta mezcla en un bol amplio y añadirle dos cucharadas de harina de garbanzo. Mezclar.
Una vez que la masa adquiere consistencia de croqueta le he incorporado la mortadela, a la plancha y el queso.
Con dos cucharas he montado los falafels y los he pasado por el pan rayado.
Los he dejado reposar y, a la hora de comer, los he frito en abundante aceite.
El resultado:
Unas croquetas super crujientes y super ricas.
Eso si, como siempre, para mi estómago ha resultado muy fuerte.
Otra vez cambiaré el comino por otra especie de las de más uso en casa.
¡Buen aprofeito!.

Pochoncicos.