martes, 21 de abril de 2009

Torreznos extra crujientes:


Hoy, quiero explicaos mi truco para que queden los torreznos extra crujientes.
Es un truquillo muy sencillo pero muy efectivo:
En una sarten ponemos un poco aceite (muy poco) y ponemos los torreznos en él, en frio con la corteza hacia el calor.
Ponemos la cocina a temperatura baja (del 1 al 12, yo la pongo al 4), para que se vayan haciendo despacio (muy despacio).
En ese poco aceite empezará, la corteza a "hincharse". Una vez que se ha puesto con el aspecto al que estamos acostumbrados a verlos en los bares.
Iremos vigilandolos hasta que estén a nuestro gusto.
TEndremos preparada, otra sartén con abundante aceite.
La pondremos a fuego fuerte y cuando, el aceite empiece a humear pasaremos, los torreznos, a este aceite "rusiente", para dejar, esta vez, que se doren por todos los lados. ¡Cuidado porque se queman muy facilmente!.
 
Este es el sencillo truco para que nos queden super crujientes los torreznos: Hacerlos en dos tiempos.
Como ya he dicho otra veces, la cocina es cuestión de paciencia.

Os dejo una imagen. Creo que se puede apreciar bastante bien el crujiente de la corteza.
Mi bombero se quedó flipao cuando los provó porque antes, nunca los habia comido tan crujientes.


Aquí os dejo una imagen mucho más nítida

Pochoncicos.