jueves, 29 de octubre de 2009

Mis propios Crespillos

Aquí, donde los veis son mis propios Crespillos. Esta receta me la debía a mí misma.
Para ser sincera, ha sido la 1ª vez que los hacía, en mi vida y, me he llevado bastante chasco.
No porque estuvieran malos, sino porque yo esperaba otra textura, no sé... otra cosa.
Primero he mirado las recetas que yo misma publiqué en este blog y que, en su día, avisé yo no había hecho. Para ser exacta el 9- 12- 08.
Esta vez puedo decir, bien en alto que si que los he hecho, pero también repito que no me han convencido.
En primer lugar, mirando, he descubierto que hay diferentes maneras de preparar el rebozado y que, cada persona elige, un poco a su gusto, como hacerlo.
Yo he arriesgado y he "creado" mi propia receta, basándome un poco en cada receta que he visto por la red.
A mi hija, directamente, no le han gustado, entre otras cosas por llevar las hojas de la borraja.
Cuando puse las hojas de borraja a remojo ya las miró con mala cara.... Si a eso le sumas que no le gusta el anís (esta receta lo lleva).... Imagináos
Mi madre ha dicho que no estaban mal para ser lo que son.... Pero también se ha llevado chasco.
Y yo, pues lo mismo..... No están mal pero esta si que es una receta que no creo que vuelva a repetir, aunque, reafirmo que no están mal...... (Un secreto.... odio la borraja. Mi madre hace cada dos días y me ha inflado toda la vida con ella).
Os dejo mi receta.

Ingredientes:
- Unas hojas de borraja de tamaño pequeño y tiernas.
- 1 lingotazo de anís.
- 1 cucharada (tamaño café) de anís en grano.
- 1 huevo.
- 2 cucharadas de harina.
- 1/2 vasico (tamaño vino) de leche.
- 3 cucharadas (tamaño café) de azúcar.
- 1 gaseosa de papel.
- 1/2 cucharada (tamaño café) de levadura.
- 1 pellizco de sal.

Elaboración:

Lavamos bien las hojas de borraja y las secamos. Las rociamos con el anís líquido y las dejamos reposar mientras se calienta el aceite de oliva, donde las freiremos.
Por otro lado ponemos en un bol el resto de ingredientes y los batimos hasta que queda una pasta muy esponjosa.
Pasamos por esta pasta las hojas de borraja y las freímos en el aceite de oliva.
Cuando están de color de nuestro agrado las sacamos y las ponemos a escurrir el aceite.
Eso es todo.


La masa queda suave y no sabe, para nada a borraja, aunque yo esperaba que quedase una masa crujiente.
También es posible que las cantidades de harina etc... no sean las adecuadas y por eso no han quedado como yo esperaba. o, simplemente, que no son crujientes.
Si alguien conoce este postre aragonés me encantaría que me lo explicase bien.
Hay varias recetas en la red y llevan un "cocimiento" a base de agua, cáscara de naranja y azúcar, pero hay otras que lo que llevan es coñac.... por eso me he atrevido, yo, a preparar mi receta con anís.
Está claro que es cierto lo que dice el refrán: "A quien cierne y masa, de todo le pasa".
Por cierto, hay que tener mucho cuidado en la fritura porque les quedan, a los Crespillos, como unas virutas de masa que se quema muy facilmente y luego, para presentarlos, hay que currar un montón para eliminarlas.

Pochoncicos.