viernes, 9 de octubre de 2009

Salsa improvisada para dos platos muy "socorridos"

Los ingredientes.



La pasta.

El 1º



El 2º


¿Que tal se ve este "Making off"?.
Esta mañana me ha tocado ir de "exploradora" para encontrar un "Bonarea" mas cerca de casa.
Ahí me tenéis, con mi carrico de compra investigando por la parte alta de las "Delicias".
Lo he encontrado, gracias sean dadas, y he podido hacer mi compra en condiciones; pero antes, me había pasado por Mercadona y ya llevaba el carrico lleno a más de la mitad...
Bueno el caso es que, haciendo mis pesquisas, he descubierto un "garito" de comida hecha del que salía un olorcico... MMMMMMMMMMMM
Te tomado buena nota mental para el día que esté "perriquitiosa" y no tenga ganas de currar.
De momento, el olorcico me ha gustado.... Ya veremos, que decía el ciego.
Con tanto ir de un sitio para otro casi he llegado a casa a la 1 del medio día, así que me ha tocado echar a correr con la comida.
¡Menos mal que había un par de cosillas y he podido improvisar una cosa rapidica!.

Os dejo los ingredientes de la salsa y luego sigo con el "Como se hizo".


Ingredientes:

- Unos ajos verdes.
- Unos trozos de pechuga troceados en bruiné, que había por el frigo.
- 1 huevo duro.
- Nata líquida, más un chorrico de leche.
- Aceite, sal y pimienta.
- 1 pellizco de colorante alimenticio.
- 1 trufa en conserva.
- 1 chorradica de vino blanco.


Elaboración:

Sofrío los ajetes con el pollo, hasta que este se va dorando.
Corto el huevo duro con la mandolina, separando clara de yema.
La yema la añado al sofrito de pollo y ajetes y dejo que emulsione un poco el resto de ingredientes.
Es el momento de añadir la nata y la leche. Llevamos a ebullición y ponemos sal y pimienta más el colorante alimenticio.
En este punto le añado la clara del huevo que había cortado aún más pequeña.
A última hora se me ha ocurrido ponerle la trufa laminada y la chorradica de vino.
He dejado reducir y he volcado esta salsa tanto en el 1º como en el 2º plato.
Bueno pues esta es la "receta" de hoy pero os puedo contar mas cosas....
La pasta es una, que he encontrado, en la despensa, de esas que se cuece en tres m. así que más rápido imposible.
El 2º plato.... Unos engaña- maridos sacados del congelador, pasados por el micro y con la salsa añadida..

Una anécdota.... Resulta que, los engañamaridos llevan unas pocas olivas negras, sin hueso, de esas que saben un poco dulces y mi hija decía que "esas albóndigas llevaban azúcar". supongo que ha sido el contraste de sabores medio dulce, por un lado y "picantoso" por otro....



En fin:
Que así son las cosas y así se las he contado.


"Felizes Pilares"!!!!!!!.


Pochoncicos.



Por cierto (Y esto no tiene nada que ver con el "tema" del blog)....¿ A que mola mi taza de la vaca del bonarea?. Jajajajajajajajaja. si no lo digo reviento.
Tengo fijación por la tazas de desayuno y por los imanes de cocina.
Cuando se va, mi hija, a algún viaje siempre le suelo pedir lo mismo: Una taza o un imán.
La tradición de la taza empezó hace años, pero lo de los imanes, aún llevo poco tiempo. La mayoría de los que tengo son porque los he visto yo y me han apetecido, pero, en su último viaje a Londres, estuvo en Bakerstreet y tengo mi "cartel" con el nombre de la calle.
Ah, también adoro los "puntos de lectura", más conocidos como "marca libros".
Ya lo sé, no venía cuento de nada esta "historia", per me apetecía contarlo, sin más.
Jajajajajajajaja.