sábado, 5 de diciembre de 2009

Judías "De segundas"

Hoy no os voy a dar una receta, propiamente dicha, sino, más bien un nuevo y, a la vez, tradicional reciclaje del plato Judías viudas que os puse ayer, en el anterior post de la Señora Claus.

Como siempre, en todas las casas, se ha hecho un buen aprovechamiento de las sobras, este, es otro caso de ese tipo.
¿Que haces cuando te han sobrado un puñado de judías que no dan para comer ni a uno?. Solución:
Añadirle algún nuevo ingrediente y cambiarles la cara.
Este es el caso.
La receta más básica de este aprovechamiento es, simplemente, añadirles, a las judías, o arroz. o patata. Como veis en la foto, esta vez, ha sido arroz lo que he añadido a la receta base.
Para hacerla un poco mas sabrosona y meterle unas pocas, proteínas, más, le he añadido unos ajetes fritos, un poco de tomate frito y un huevo duro. Sin más.
Y es que llevo unos días con hipotensión por falta de proteínas y había que nutrir bien el cuerpo para que mi cicatriz vaya mejorando.
Os lo creáis, o no, sin hacer dieta he adelgazado tres kilos en dos semanas. Y es que este tipo de cicatrices se "comen", ellas solas, entre 1500 Cal. y 2000 Cal, así que tengo que meter comida y controlarme el peso, pero no para adelgazar, sino para controlar que no pierda demasiado peso tan rápidamente.
Si os digo la verdad, cuando me pesé, ayer por la mañana, no me lo creía porque, yo, me miro al espejo y me veo como siempre..... Pero ya he tenido "problemas" con este tema.
El año pasado, sin ir más lejos, pasé por una tienda y vi unas camisas monísimas. Entro a preguntar y cual no fue mi sorpresa cuando la dependienta me dice.... "Lo siento, señora, esta ropa no le sirve a Vd.".
Yo, claro, me mosqueo porque, vamos, delgada no me veo pero gorda!!!!!!!!!!!!!!!!. Pues tampoco.
La pobre dependienta, viendo la equivocación me dice... "Señora, es que esta tienda es de tallas a partir de la 42 y Vd, más de la 38 no creo que use".
¡Ay, Dios!. ¡Vaya corte que me llevé!. Osea que me he pasado la vida casi llorando porque la ropa era demasiado pequeña para mí y, a estas alturas, resulta que la ropa no me valía porque era demasiado grande!. ¡Alucina, vecina!. Y yo mirándome al espejo y viéndome gorda!!!!!!!!!!!!!!.
Como se puede apreciar, en mi blog, mis recetas no son precisamente dietéticas, ni mucho menos.
Procuro desgrasar la comida lo más posible pero no es algo que me preocupe en exceso y, laminera, soy un rato largo.....
comer, como igual que siempre y unas veces adelgazo y otras engordo, un poco.
Francamente, no lo entiendo. Pero bueno, que, en el fondo, es una alegría para cualquiera esto de adelgazar sin proponértelo (A no ser que sea excesivo, que eso tampoco es bueno).
Por eso, ahora, hago comidas nutritivas y disfruto de la cocina como nunca pensé que podría hacerlo.

Pochoncicos.