martes, 16 de febrero de 2010

Tajine de calamares y onigiri con sésamo.


Hoy he estrenado mi libro de tajines, que compré en el bazar árabe, junto con Leila.
También me compré un Tayin para hacer, precisamente, estos guisos.
Leila me explicó que es como una olla a presión, pero de barro.
Lo cierto es que incluso lleva un agujerico chiquitin, por donde sale el vapor....
Consta de un plato, hondo y una tapa cónica. La verdad es que es muy curioso.


Bueno, pues de primer plato he preparado unos Onigiri que, además del arroz, llevan sésamo blanco y, para la Catadora y para mí también he puesto, en los últimos que he montado, un poco de sésamo negro y dorado. Dentro, además del surimi habitual le he puesto jengibre, aprovechando que, el plato fuerte, lo lleva también. Al "nuero" ni me he dado cuenta de avisarle lo del sésamo blanco, en el arroz, pero como se lo ha comido tan feliz creo que le ha gustado....


Tampoco había probado, antes, el jengibre fresco y me ha resultado curioso. Tiene el sabor parecido a un limón picante, pero muy fresco....
El plato fuerte ha sido un guiso, de calamares, que se llama Tajín.



Tajín de calamares.

Ingredientes:

- 4 calamares grandotes.
- 3 dientes de ajo laminado muy fino.
- Aceite para freír.
- 1 hoja de laurel.
- Sal y pimienta, al gusto.
- 1 cucharada de jengibre picado muy fino.
- 1 vaso de agua.
- Colorante alimenticio.
Guarnición:
- 1 cucharada de perejil picado.
- 1 huevo duro.


Elaboración:

Cortar los calamares, ya limpios y poner, en una cazuela, a fuego moderado junto con el aceite, el ajo, el jengibre, la sal, la pimienta, el colorante y el laurel.
Rehogamos.
Cuando está todo rehogado le añadimos el agua y dejamos cocer durante 15 minutos aproximadamente.
Como presentación le ponemos perejil fresco picadico y huevo duro.
Como veis yo he optado por el cebollino, aunque en el ultimísimo momento le he puesto perejil y huevo duro, pero de eso si que no han quedado imágenes......
Jajajajajajajaja.

¡¡¡Esta si que es una comida internacional !!!!.
Lo cierto es que, la única diferencia, con nuestros guisos es que los musulmanes no le ponen vino y le incorporan alguna especia más y nosotros le solemos echar medio vaso de vino blanco.
Como veis, las diferencias son mínimas y, sin embargo el sabor cambia bastante.
El postre.... Los muffins de chocolate blanco.
¡Buen aprofeito!.

Perdón, un aviso. Esta entrada la estoy creando el mismo día de S. Valentín pero sale publicada el día 16, por eso de los "apaños" en las fotos, etc....

Pochoncicos.