domingo, 28 de febrero de 2010

Pescadilla, congelada, en salsa de cebolla y tomate

Ayer, viernes, hice los garbanzos que os presenté y, de segundo, aproveché la base de la salsa de cebolla para incorporarle unos ajicos y unos trozos de pimiento con una puntica de pimentón dulce y apañar el acompañamiento de esta pescadilla que tenía en el congelador.
La verdad es que me voy ciñendo muy bien al programa semanal y, veo, que cuesta menos lo de preparar la comida cuando lo has pensando con tiempo.
Así, tienes más claro lo que hay en el frigo, congelador y despensa.
Si no, voy, un poco, "a tontas y a locas"
Esta vez, teniendo clarísimos los ingredientes con que contaba he vuelto a preparar una de esas recetas de toda vida, que nadie tiene, claro de donde sale..... Supongo que la necesidad y los productos que estaban al alcance de las cocineras, claro.
La elaboración.....
Poner a descongelar el pescado y, mientras, sofreír la cebolla con el ajo muy picadico y el pimiento con media hoja de laurel. Una vez sofrito esto añadir el tomate y una puntica de pimentón. Introducir el pescado y, como mucho, poner 1/4 de vaso de agua y dejar cocer.

Desde luego la presencia es estupenda y la catadora dio su visto bueno....
¡Por cierto!.
¡Ayer nos conocimos Elisa y yo!.
Pasamos una tarde de lo mas agradable.
Fue vernos y empezar a hablar, que parecía que nos habían dado cuerda.
A lo que nos dimos cuenta eran las 9 de la noche. Nos habíamos tirado 4 horas sin parar de hablar.
Otra tarde genial, con otra bloguera encantadora.
Mi mala cabeza me jugó una mala pasada pues tengo, en casa, preparado para cogerlo y llevarlo, un regalico y se me olvidó.
¡Que rabia me dio!. en fin, la próxima vez no me pasará.
Yo me decía, cuando iba al punto de encuentro.... "que ancha voy, si parece que me falta algo.... " y claro que me faltaba. ¡El regalico!. ¡Ay, que cabeza para llevar pelo!!!!!.

Pochoncicos.